ga('create', 'UA-114939426-1', 'auto'); ga('require', 'displayfeatures'); ga('require', 'linkid', 'linkid.js'); ga('send', 'pageview');
  • 642 096 948 - 643 052 400
  • info@reformasg.es

COLOCACIÓN DE SUELO LAMINADO

PARA LA COLOCACIÓN DE SUELO LAMINADO

Para la COLOCACIÓN DE SUELO LAMINADO necesitaremos este material:

Después de comprobar que la superficie del suelo reúne las condiciones idóneas para la COLOCACIÓN DE SUELO LAMINADO – limpio, nivelado y seco – vamos a forrarlo con el rollo de polietileno, de esta manera evitaremos filtraciones por humedad. Los puntos de unión del rollo de polietileno los juntaremos con tiras de cinta adhesiva para sellarlas. La dirección de esta capa aislante será perpendicular a las que usemos en la instalación del suelo laminado.

Después de cubrir toda la superficie con el polietileno subiendo un par de centímetros por las paredes que luego cubriremos con lo zócalos, empezaremos a poner la segunda capa, en este caso con unas planchas de aislamiento acústico, que se pueden recortar para ajustarlas al espacio disponible.

Ahora ya podemos empezar a colocar la tarima flotante.

ReformasG

La tarima flotante tiene diversas ventajas frente al parquet. Una de las más importantes es su larga durabilidad y su bajo mantenimiento. Mientras que el parquet convencional debía ser acuchillado cada cierto tiempo y encerado y pulido cada pocos días, la tarima flotante no necesita de esos cuidados. Simplemente con pasar la aspiradora o fregarle con una fregona húmeda le basta.
Además es muy resistente a arañazos, rasguños, choques…
Y se monta de forma muy sencilla. Se puede montar sobre cualquier suelo que esté a nivel ya sea de parquet, o cerámico.